Comuna 1 de Bucaramanga se forma en construcción de paz y convivencia pacífica



 80 habitantes de la comuna 1 de Bucaramanga participan en el Plan de Formación Ciudadana y 20 más se capacitan como comunicadores comunitarios, en el desarrollo del Modelo de Reintegración Comunitaria (MRC) que se implementa en los barrios Bavaria II y Villas de San Ignacio.

El Modelo, liderado por la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN), cuenta con el apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el Programa de Reintegración y Prevención del Reclutamiento de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el socio implementador Corporación Compromiso.

El MRC pretende incrementar la capacidad de la población en proceso de reintegración, de las comunidades receptoras y de las instituciones locales, para establecer procesos de convivencia, reintegración y reconciliación, así como el fortalecimiento de entornos protectores de la niñez, la adolescencia y la juventud.

Ronald García, coordinador ARN Santander comentó "el modelo de reintegración comunitaria para Santander ha sido un acierto. Las comunidades beneficiarias de los sectores de Bavaria II y Villas de San Ignacio sienten el trabajo responsable de la ARN, la OIM y del socio implementador Corporación Compromiso, quienes realizan con las comunidades, acciones orientadas a la construcción de paz y reconciliación. Igualmente, el quehacer institucional ha abordado problemáticas que afectan el tejido social. Ello ha sido posible con la oferta pública y el empoderamiento de las comunidades para gestionar soluciones a las problemáticas acudiendo a las capacidades instaladas en el territorio”.  

La implementación del modelo también impulsa la formación de nuevos liderazgos, motiva en los barrios la superación de conflictos cotidianos y apoya el proceso comunitario para avanzar en temas de reconciliación, reintegración y convivencia pacífica.

Hay varias razones por las que es importante la implementación de proyectos como el MRC, una de ellas es que “trabaja en la prevención de los riesgos asociados al reclutamiento de niños, niñas y adolescentes con la creación y fortalecimiento de oportunidades y entornos protectores. También, aporta para que las comunidades comprendan que en los procesos de paz hay personas que antes estuvieron vinculadas a grupos armados ilegales, pero hoy están en proceso de reintegración y debemos apoyarlas”, añadióel coordinador del programa paz y derechos humanos de la Corporación Compromiso, Eduardo Ramírez Gómez.

El Modelo de Reintegración Comunitaria cuenta con varias fases, una de ellas es la Formación Ciudadana orientada al fortalecimiento de capacidades individuales y colectivas para la construcción de paz, reconciliación y convivencia. En esta fase, se constituyen equipos de trabajo comunitario como multiplicadores del conocimiento con responsabilidad de promover la sostenibilidad de los proyectos comunitarios que se logren desarrollar.

Según Gladys Figueroa, habitante de Villas de San Ignacio “hace dos meses estoy en este proyecto y me ha parecido muy bueno porque hemos aprendido lo que es la Constitución Política, hemos hablado sobre temas de convivencia, los cuidados que tenemos que tener en el barrio y como estar en comunidad”.

El enfoque comunitario de la ARN se caracteriza por la creación de espacios de confianza y comunicación entre las personas en procesos de reintegración y las comunidades que los reciben, a fin de facilitar su adaptación a la vida civil, mediante estrategias de convivencia, construcción de ciudadanía y reconciliación.

Camila Sabogal, gerente en reintegración social y comunitaria del Programa Reintegración y Prevención del Reclutamiento de la OIM afirma que “estos espacios de encuentro y de reconstrucción del tejido social de las comunidades, que promueve el Modelo de Reintegración Comunitaria, no solo han fortalecido los lazos entre las personas que se encuentran en proceso de reintegración y las comunidades receptoras, sino que también
han aportado herramientas de ciudadanía para una mejor convivencia a las y los participantes del proyecto. Es importante resaltar que en Bucaramanga, niños, niñas y adolescentes se han convertido en comunicadores/as de su comunidad, fomentando en cada lugar del barrio los valores ciudadanos aprendidos.”

Este proyecto se realizará hasta el 30 de julio del presente año. Simultáneamente, la implementación de este Modelo también se está llevando a cabo en Riosucio (Caldas), Caldono (Cauca), La Paz (Cesar), Cali (Valle del Cauca), Tumaco (Nariño), Granada (Meta), Briceño y Turbo (Antioquía) y en Bucaramanga (Santander).

Mayor información:
Eduardo Ramírez Gómez
Celular: 301-4826923
Coordinador proyecto Corporación compromiso.

Comentarios